Cómo usar una almohada cervical

¿Cuándo fue la última vez que pensaste en tus almohadas? Si su respuesta es “ha pasado mucho tiempo” o “en absoluto”, no está solo. Existen muchas persona que, cuando piensan en el conformor para dormir, se enfocan principalmente en sus colchones. Los colchones reciben mucha atención, por una buena razón. Su colchón es la inversión financiera más grande e importante que hará en su sueño. Pero cuando se trata de la calidad del sueño, podemos decir que usar una almohada cervical es casi tan importante como su colchón.

Si estás durmiendo con una almohada desgastada, arrugándola y doblándola todas las noches para estar cómodo, es una señal de alerta que es hora de cambiar tu almohada por una nueva. Incluso si su almohada no está vieja y deformada, puede que no sea la mejor opción para su comodidad y apoyo. Es por ello que te invitamos a leer hasta el final porque te daremos los mejores consejos para elegir tu almohada cervical.

Cuál es la mejor almohada para el cuello

Cuando hablamos de una almohada cervical decimos que es, una almohada que soporta el cuello, que apoya la conexión extremadamente crítica e importante entre el cuerpo y la cabeza. Esta conexión es fundamental ya que transfiere a través y alrededor de las cervicales donde se encuentra una gran cantidad de nervios esenciales, arterias, venas, músculos, ligamentos, entre otros elementos esenciales de la anatomía crítica, como la glándula tiroides y las arterias carótidas que nos ayudan a mantenernos vivos y funcionando a nuestro nivel más alto.

Si empezamos a buscar cual es la mejor almohada para el cuello veremos a la mayoría de las campañas de publicidad de almohadas compitiendo entre ellas durante todo este tiempo, sin embargo no conseguimos que la mayoría de las almohadas tradicionales deberían llamarse literalmente almohadillas para la cabeza, ya que generalmente están diseñadas y limitadas para levantar y confortar la cabeza, pero en realidad no son de mucha ayuda para la zona cervical y por lo general se convierten en un soporte equivocado para la curvatura bajo el cuello.

La mejor almohada cervical es aquella que permite que el cuello se apoye en una posición anatómica neutral mientras duerme boca arriba o de costado aliviando con ello la tensión acumulada y su cabeza debe levantarse a la altura adecuada para mejorar con ello su postura corporal. Tanto el soporte como la comodidad son fundamentales para el sueño adecuado, la prevención de lesiones y la curación.

Si bien existen variaciones en el contorno normal de la zona cervical, la posición mejor y más estable para la columna vertebral, que consta de siete vértebras, se encuentra en la posición de “Curva C” que es la abreviatura de la curvatura bajo el cuello, por lo que el hueco de la curva está en la parte posterior de tu cuello.

La curva C óptima, también llamada curva lordótica, es muy similar a la curva que se ve en la espalda baja del gimnasta clásico, una curva que también es esencial para la estabilidad. Mientras una persona duerme de lado, su cuello debe apoyarse para mantener una posición recta, consistente con el resto de la columna vertebral. En otras palabras, la cabeza debe apoyarse y levantarse hasta la altura que permita que la columna vertebral de una persona esté recta desde el sacro hasta la cabeza.

Entonces, uno puede ver que si se entiende y acepta la teoría del equilibrio y la neutralidad, necesitamos diferentes tamaños para apoyar a cada uno de nuestros cuerpos, ya que todos somos muy diferentes.

Cuándo se recomienda usar la almohada cervical

Una buena postura para dormir es clave para dormir bien, noche tras noche, con el fin de despertarse sin dolor ni rigidez. Su almohada ayuda a mantener una postura saludable para dormir. ¿Cómo se ve esa postura? Un cuerpo en alineación, desde las rodillas y las caderas, a través de la columna hasta el pecho y los hombros, la cabeza y el cuello.

Si su cuello y hombros no reciben suficiente apoyo, o si están apoyados en un ángulo que cause torsión, estiramiento o contracción, la columna vertebral y el cuerpo están fuera de la alineación, es allí cuando se recomienda usar una almohada cervical ya que de lo contrario esto va a provocar tensión y molestias en el cuello, los hombros y la espalda. Así como el insomnio.

Al igual que con su colchón, la comodidad y el apoyo son importantes para seleccionar la almohada adecuada. La mejor almohada para usted es una que le resulte cómoda para apoyar la cabeza, que se adapte a la cabeza, el cuello, los hombros y se adapte a su colchón permitiéndote dormir en una posición correcta.

Traumatismos y contracturas

Ya que pasará aproximadamente un tercio de su vida durmiendo en una cama, el tipo de almohada que elija es una parte importante para prevenir o controlar el dolor de cuello.

Una de las patologías más comunes del dolor de cuello es tener el cuello torcido o doblado demasiado lejos en cualquier dirección durante mucho tiempo. Si se despierta por la mañana con un cuello doloroso, puede deberse a que su almohada no está apoyando su cabeza y cuello en la posición correcta, lo que se describe como una posición neutral. Eso significa que la ligera curva normal de tu cuello no cambia.

El cuello es particularmente vulnerable a las lesiones, especialmente en caídas, accidentes automovilísticos y deportes, donde los músculos y los ligamentos del cuello se ven obligados a moverse fuera de su rango normal.

Si se fracturan los huesos del cuello conocidas como vértebras cervicales, también se puede dañar la médula espinal. La lesión en el cuello debido a sacudidas repentinas de la cabeza se denomina latigazo cervical.

Discos cervicales deshidratados

Sus cervicales tienen discos entre ellos, que son cojines gruesos, en forma de almohadilla, que absorben el impacto de levantar, torcer y otras actividades. El material similar a un gel dentro de estos discos puede secarse con el tiempo. Esto hace que sus huesos (vértebras) se froten más, lo que puede ser doloroso.

Hernias de discos

Los discos cervicales pueden desarrollar grietas, lo que permite la fuga del material de amortiguación interna. Este material puede presionar la médula espinal y los nervios, lo que produce síntomas como adormecimiento del brazo y dolor que se irradia hacia abajo. Aprende más sobre las hernias discales.

Lesión

Si ha tenido una lesión en el cuello (por ejemplo, durante una caída o un accidente automovilístico), esto puede acelerar el proceso de envejecimiento.

Rigidez del ligamento

Los ligamentos que conectan los huesos de la columna vertebral entre sí pueden volverse aún más rígidas con el tiempo, lo que afecta el movimiento del cuello y hace que el cuello se sienta apretado.

Trabajo excesivo

Algunas ocupaciones o pasatiempos implican movimientos repetitivos o levantar objetos pesados (como los trabajos de construcción). Esto puede ejercer una presión adicional en la columna vertebral, lo que resulta en un desgaste prematuro.

Dolores cervicales

El dolor cervical puede ocurrir por una variedad de razones.

Tensión muscular y distensión.

Esto generalmente se debe a actividades y comportamientos tales como:

  • Postura pobre
  • Trabajar en un escritorio durante demasiado tiempo sin cambiar de posición
  • Dormir con tu cuello en una mala posición
  • sacudiendo su cuello durante el ejercicio

Ronquidos y apnea del sueño

Casi la mitad de los adultos roncan, y más del 25 por ciento son roncadores habituales. El problema de los ronquidos y los trastornos del sueño son más frecuentes en hombres y personas con sobrepeso, que suelen empeorar con la edad.

Roncar es molesto para otros, pero también puede ser un signo de una afección más grave conocida como apnea del sueño, que está presente en el tres por ciento de la población general. Este trastorno se caracteriza por múltiples pausas en la respiración durante más de 10 segundos a la vez debido al estrechamiento o colapso de la vía aérea superior.

Esto reduce la cantidad de oxígeno en la sangre y hace que el corazón trabaje más. Debido a que la persona que ronca no descansa bien, puede que tenga sueño durante el día, lo que disminuye su rendimiento. La apnea del sueño no tratada puede contribuir a la presión arterial alta, accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca, accidentes de trabajo o vehículos de motor, y mucho más.

Los síntomas asociados con la apnea del sueño pueden incluir:

  • Ronquidos fuertes
  • Pausas en la respiración durante el sueño
  • Despertar jadeando o ahogándose
  • Despertarse con la boca seca o dolor de garganta
  • Somnolencia diurna o fatiga
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Irritabilidad, cambios de humor, depresión, dificultad para concentrarse.
  • Presión arterial alta, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular u otros problemas cardíacos

¿Qué causa la apnea del sueño?

Los ruidosos ronquidos ocurren cuando hay una obstrucción parcial al flujo de aire a través de los pasajes en la parte posterior de la boca y la nariz. Esta área es la parte plegable de la vía aérea donde la lengua y la garganta superior se encuentran con el paladar blando y la úvula. El ronquido ocurre cuando estas estructuras se golpean entre sí y vibran durante la respiración.

La apnea ocurre cuando la obstrucción del flujo de aire es más severa, lo que lleva a un flujo de aire reducido, comprometido o completamente bloqueado al tratar de respirar.

En los niños, los ronquidos pueden ser un signo de problemas con las amígdalas y las adenoides. En los adultos, el sitio de obstrucción puede no ser tan fácil de identificar. La obstrucción en un adulto puede deberse a una combinación de factores en diferentes áreas, lo que dificulta su identificación y tratamiento.

¿Qué otros factores contribuyen al ronquido y la apnea del sueño?

Tono muscular deficiente en la lengua y la garganta: cuando los músculos están demasiado relajados, la lengua cae hacia atrás en la vía aérea, o los músculos de la garganta se introducen desde los lados hacia la vía aérea. El alcohol o las drogas que causan sueño pueden empeorar la relajación muscular y la obstrucción.

Abultamiento excesivo del tejido de la garganta: los niños con grandes amígdalas y adenoides a menudo roncan. Las personas con sobrepeso pueden tener exceso de tejido blando en el cuello que puede provocar un estrechamiento de las vías respiratorias. Aquellos con lenguas muy grandes son especialmente susceptibles a los ronquidos y a la apnea del sueño. Los quistes o tumores son causas raras de estrechamiento de las vías respiratorias.

Paladar largo y blando o úvula: un paladar largo estrecha la abertura desde la nariz hasta la garganta. La longitud excesiva del paladar blando o la úvula actúa como una válvula de aleteo ruidosa durante la respiración relajada.

Vías nasales obstruidas: una nariz tapada requiere un esfuerzo adicional para extraer el aire a través de ella. Esto crea un vacío exagerado en la garganta que une los tejidos blandos de la garganta. A veces, el ronquido solo ocurre durante la temporada de alergias o con una infección inusual o por resfrío. Las deformidades de la nariz o el tabique nasal, como un tabique desviado que es una deformidad de la pared que separa una fosa nasal de la otra, esto también pueden causar ronquidos y apnea del sueño.

Por qué debo usar una almohada cervical

Una forma de mantener el cuello correctamente alineado es dormir con una almohada cervical adecuada, ya que ayudara a evitar los incomodos ronquidos, a mantener la curva cervical normal mientras duerme sobre su espalda, permitiendo que sus músculos y ligamentos se relajen y recuperen su longitud normal. Esta almohada especializada también puede ayudar a los que duermen de lado al evitar que se doblen de forma poco natural en el cuello. Ofrecerá soporte donde tu tradicional almohada no lo hará. Su almohada siempre debe apoyar la parte posterior de su cuello y la cabeza.

Un gran beneficio de dormir con una almohada cervical es que realmente ayuda a mejorar su postura mientras duerme. También pueden mejorar su sueño aliviando y apoyando los músculos tensos en su cuello y hombros, aumentando el flujo de sangre a su cabeza.

Es importante comprar el tamaño correcto al comprar una almohada cervical. Debe doblarse y moverse fácilmente para acomodar su cabeza y cuello. Las almohadas de espuma de memoria ofrecen una gran flexibilidad, así como mezclas de fibra.

Encontrará muchas opciones, lo que facilita la búsqueda de una para satisfacer sus preferencias. Pruebe diferentes tamaños para encontrar el adecuado que no incline la cabeza hacia atrás ni la levante demasiado alto. Prueba y error pueden ser necesarios. Tenga en cuenta que nunca debe sentir alguna molestia. Si no se siente bien, intente un tamaño o densidad diferente.

En resumen, mantener la alineación natural y el posicionamiento de su cuerpo es clave para mantenerse sin dolor de cuello y espalda. Si se despierta con dolor o dolor en el cuello, podría beneficiarse de dormir con una almohada cervical.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *